fbpx
En los medios

México D.F. a 20 de abril de 2015.- El pasado sábado 11 de abril, Rodrigo Vallejo Mora, hijo de Fausto Vallejo Figueroa, ex Gobernador priista de Michoacán, salió del Centro Preventivo de Readaptación Social de Santiaguito, en el Estado de México, luego de pagar una fianza de 7 mil pesos.

Sin embargo, cientos de presos políticos en el país no tienen la misma “suerte”, pues no son hijos de políticos emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El pasado 15 de abril, el Comité Nestora Libre documentó que en lo que va del actual gobierno suman 350 presos políticos, siendo los estados de Michoacán, Guerrero y Puebla donde se reportan el mayor número de detenciones.

José Manuel Mireles Valverde, fundador del grupo de autodefensas de Tepalcatepec, Michoacán; el periodista maya Pedro Celestino Canché Herrera; Jacqueline Selene Santana López, estudiante universitaria de 22 años; Bryan Reyes Rodríguez, músico de 28 años; Nestora Salgado García, comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, y el líder de la Tribu Yaqui, Mario Luna Romero, son tan sólo seis de los cientos de presos políticos que forman parte de una larga lista.

Ya sea por oponerse a proyectos estatales o incluso federales, o por defender los derechos de sus comunidades y sus territorios, por publicar notas “incómodas” para los gobiernos, o por estar en el lugar equivocado el día de sus detenciones, la realidad es que están presos, algunos desde hace más de un año. ¿La razón? La desconocen ellos mismos, sus abogados, sus amigos, sus familias y hasta las propias autoridades.

Los presos que a continuación se enlistan tienen un delito en común: el activismo.

Lee la nota completa en Sin Embargo.


Fecha de publicación en línea: 20 abril, 2015.