Alertas

Ciudad de México, a 8 de diciembre de 2020.- ARTICLE 19 ha realizado un especial seguimiento a las manifestaciones pacíficas que artistas, activistas por la libertad de expresión y periodistas independientes realizaron entre los días 9 de noviembre al 6 de diciembre de 2020, en La Habana y otras provincias de Cuba, a partir de la detención del músico Denis Solís González.

Denis Solís fue detenido el pasado 9 de noviembre, sometido a un proceso sumario sin garantías del debido proceso y sentenciado a 8 meses de prisión por el delito de desacato. Como respuesta, desde el 11 de noviembre, integrantes y simpatizantes del Movimiento San Isidro (MSI), han llevado a cabo distintas acciones pacíficas de protesta para demandar su libertad. Este movimiento surgió en el año 2018 con motivo de la entrada en vigor del Decreto No349/2018 Sobre las contravenciones en materia cultural y servicios artísticos, normativa que impuso fuertes restricciones a la libertad de expresión en el ámbito de la creación artística. Una de las acciones que el MSI llevó a cabo en la sede del movimiento fue leer poesía e invitar a otras/otras a unirse a los #SusurrosPoéticos en solidaridad con su demanda, asimismo, 9 personas  decidieron sostener una huelga de hambre a partir del 18 de noviembre.

El 26 de noviembre la protesta pacífica fue interrumpida violentamente por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y el Departamento de Seguridad del Estado (DSE). La justificación fue que Carlos Manuel Álvarez, director de la revista digital El Estornudo y que se había incorporado a la protesta el 22 de noviembre, no cumplió con los protocolos sanitarios de enfrentamiento a la COVID-19 luego de su ingreso al territorio nacional. La noche de ese día todos los manifestantes fueron sacados de la sede del MSI y regresados a sus casas, luego de pasar breves lapsos de tiempo en algunas estaciones policiales de La Habana. Solo Luis Manuel Otero Alcántara fue trasladado hacia un hospital en La Habana, donde permaneció bajo custodia de la DSE hasta el 1 de diciembre en la tarde.

El 27 de noviembre las/los activistas del MSI y periodistas independientes fueron sometidos a arrestos domiciliarios en sus casas y a una campaña de criminalización a través de los medios de comunicación, propiedad del Estado, tildándolos de terroristas, mercenarios (traidores a la patria) e indicando su presunto vínculo con el gobierno de Estados Unidos. Desde el gobierno se realizaron llamamientos a los integrantes de las organizaciones de masas afines al gobierno para repudiar la conducta de las y los activistas de MSI e inclusive el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez acudió a uno de estos actos, en un parque de La Habana.

Además se publicó en Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), un artículo sobre el deber y el derecho consagrado en el artículo 4 de la Constitución, a defender la patria socialista, incluso, como último recurso, a través de las armas, y añade que “la traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones”. Es de particular preocupación n este sentido, una de las sanciones más severas es la pena de muerte, vigente en el país.

El mismo 27 en las afueras del Ministerio de Cultura se fueron concentrando a lo largo del día artistas, activistas, periodistas y ciudadanas/os, sumando aproximadamente 300 personas en un acto de protesta pacífica frente a dicho ministerio. Por la noche, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, aceptó recibir una delegación de 30 personas que después de 5 horas de reunión llegó los siguientes acuerdos:

Compromiso de conocer del caso de Denis Solis, de la situación de Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Osorbo, quienes a causa del apresamiento de Solís, mantenían aún la huelga de hambre; cese al hostigamiento a los artistas y activistas independientes; y llevar a cabo una reunión de trabajo con el ministro de Cultura, Alpidio Alfonso, el 2 de diciembre.

Esta congregación de personas contó con fuerte presencia policial en los alrededores, e inclusive se pudo constatar que en la zona habían civiles movilizados por el gobierno, para realizar mítines de repudio a los manifestantes.

Desde la mañana siguiente, en varias provincias del país, como por ejemplo Matanza, Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba, se trataron de llevar a cabo actos de apoyo al MSI, pero fueron reprimidos por los cuerpos de seguridad.

Días después, el 4 de diciembre, el  ministro de Cultura comunicó a través de una nota oficial que no se reuniría con las/los artistas con los que el viceministro se comprometió a dialogar, argumentando que existen vínculos de ese grupo con el gobierno de Estados Unidos.

Ante ello, el grupo de artistas que conformó la comisión para dialogar al interior del Ministerio decidió autodenominarse “27-N” y responder al quiebre unilateral de las conversaciones a través de un comunicado publicado en la página del colectivo, exigiendo “el derecho a tener derechos” y demandaron el reconocimiento a su libertad política, la liberación inmediata de Denis Solís, el fin de la represión del Estado y de las campañas de desprestigio  a artistas, creadores, intelectuales y ciudadanos disidentes. 

Como respuesta se publicaron en varios medios de prensa oficialistas reportajes y otros trabajos periodísticos, que pretenden establecer vínculos entre los activistas de MSI con personas y actos que el gobierno cubano considera terroristas, como el descarrilamiento de un tren de carga en mayo de 2019 en la provincia de Artemisa.

Datos sobre represión en el contexto de la protesta del MSI

En menos de un mes, entre los días 9 de noviembre y 6 de diciembre de 2020, ARTICLE 19 documentó un total de 240 agresiones contra periodistas independientes y activistas por la libertad de expresión en Cuba. De este total, 134 se produjeron contra activistas y 106 contra periodistas. Las agresiones más comunes fueron los arrestos domiciliarios y las detenciones arbitrarias, aunque también se registraron, en menor medida, amenazas, citaciones oficiales, multas, entre otras. ARTICLE 19 pudo registrar que las agresiones fueron desarrolladas por agentes del Departamento de Seguridad del Estado vestidos de civil y la Policía Nacional Revolucionaria aunque también fue consignado que grupos de civiles se movilizaron para manifestarse frente a  las casas de personas sometidas a arrestos domiciliarios. 

Ante este panorama, ARTICLE 19 realiza un llamado al gobierno de Cuba y a los Ministerios de Cultura y del Interior, el cual agrupa al Departamento de Seguridad del Estado y a la Policía Nacional Revolucionaria para que detengan de manera inmediata el hostigamiento hacia participantes y simpatizantes del Movimiento San Isidro y del 27N; otorguen garantías para la expresión de sus inconformidades y reanuden el diálogo sobre las mismas, reconociendo a sus interlocutores y los derechos que detentan.

Asimismo, ARTICLE 19 insiste en el llamado a la comunidad internacional para pronunciarse e interceder por el respeto pleno a los derechos de las personas en referencia, en especial a las embajadas de la Unión Europea y los procedimientos especiales de la CIDH y ONU, así como a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

 

Nota para prensa

Para más información, favor de escribir a comunicacion@article19.org 

ARTICLE 19 es una organización independiente de Derechos Humanos que trabaja alrededor del mundo para proteger y promover el derecho a la libertad de expresión. Toma su nombre del Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual garantiza la libertad de expresión.


Fecha de publicación en línea: 8 diciembre, 2020.
Etiquetas:
Ir al contenido