Alertas

Ciudad de México, a 27 de julio de 2019.- Tres mujeres periodistas fueron agredidas en diferentes momentos y lugares del municipio de Tehuacán, en el estado de Puebla en el transcurso del día 23 de julio de 2019; en un caso el agresor fue un sujetos desconocido y en el otro, los agresores fueron taxistas.

Alrededor de las 23:00 horas del 23 de julio, la periodista Nidya Hernández, directora del medio digital Domingo 7, sufrió un ataque por parte de un sujeto desconocido, quien realizó varios disparos con arma de fuego afuera de su domicilio, ubicado en el municipio de Tehuacán, Puebla. La periodista relató a ARTICLE 19 que se encontraba en el patio de su casa conversando con un familiar, cuando escucharon aproximadamente cinco detonaciones provenientes de la calle. Al asomarse, encontraron dos impactos de bala en la fachada, uno en la puerta de entrada, cerca del dormitorio de su madre, y otro más donde se encuentran sus oficinas.

De acuerdo con información recolectada por ARTICLE 19, el perpetrador se bajó de un vehículo y disparó directamente al domicilio de la periodista, por lo que es probable que estuviera dirigido a ella, además que uno de los impactos de bala se localizó en el área de sus oficinas. Días antes del ataque, publicó un video en la página de Facebook  del medio de comunicación Domingo 7, en el que presuntamente involucra a un ex funcionario público municipal de la administración actual en actos de corrupción, haciendo alusión a su relación con una de las bandas delictivas que opera robando en la cadena de tiendas de autoservicio OXXO en la localidad.

Además, señaló que en otras publicaciones que realizó días previos al ataque  mencionaba probables actos de corrupción en los que se veían implicados a varios regidores  municipales. Estos mismos funcionarios la intimidaron el pasado 12 de julio, cuando después de una sesión de cabildo, le pidieron pasar a la sala donde estaban reunidos para reclamarle «que los estaba golpeando políticamente en sus reportajes».

Horas antes, alrededor de las 17:00 hrs, dos periodistas cuyos nombres se omiten por razones de seguridad, fueron víctimas de actos de intimidación por parte de taxistas mientras cubrían el momento en que policías municipales atendían el reporte de asalto de otro taxista.                

De acuerdo con ambas periodistas, en el lugar se encontraban tres taxistas más, quienes al darse cuenta que ellas estaban transmitiendo en vivo con su celular, se acercaron a reclamarles por qué les estaban grabando a la cara. Los taxistas empezaron a arrinconarlas y amenazarlas con interponer denuncias en su contra si no dejaban de grabar además de intentar arrebatarles su celular. Además les tomaron fotografías y videos. 

Estas agresiones se suscitan en una de las entidades con altos índices de violencia en el país, particularmente de violencia feminicida. Ante estas condiciones estructurales, también  se observa una tendencia nacional a criminalizar y obstaculizar la labor del periodismo, sobre todo si se realizan coberturas o investigaciones periodísticas relacionados a temas de corrupción, delincuencia organizada, desaparición o violación de derechos humanos.

Este aumento de agresiones en la localidad de Tehuacán, visibiliza la situación de violencia que enfrenta las y los periodistas en Puebla. Durante el año 2018, ARTICLE 19 en el Informe anual 2018 Ante el silencio, ni borrón ni cuenta nueva documentó 544 agresiones contra la prensa a nivel nacional, 45 de ellos cometidos en el estado de Puebla. Asimismo, registró que 230 fueron cometidas por funcionarios públicos, 42.2% del  total de las agresiones documentadas a nivel nacional durante el año 2018 1 .    

Mientras que en el informe Herencia de un sexenio: Simulación y desplazamiento. Violencia contra las mujeres periodistas 2012-2018 de Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) documentó que Puebla fue la tercera entidad que concentró la mayor parte de agresiones en contra de las mujeres periodistas en el país, cometidas principalmente por funcionarios públicos estatales 2.

En este contexto adverso, las mujeres periodistas enfrentan una doble situación de riesgo y amenazas específicas al enfrentar mediante el ejercicio de su libertad expresión los obstáculos estructurales y prácticas discriminatorias que intentan excluirlas del espacio público, con lo cual desafían estereotipos machistas y prácticas discriminatorias de agentes estatales y no estatales. 

Ante lo expuesto, vemos necesario retomar las recomendaciones de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH expuestas en el informe Mujeres periodistas y libertad de expresión. Discriminación basada en el género contra las mujeres periodistas en el ejercicio de su profesión, en donde manifiesta la necesidad de que los Estados deben “Adoptar medidas positivas con la finalidad de combatir toda práctica discriminatoria y crear las condiciones necesarias para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el ejercicio de la libertad de expresión. En particular, fortalecer y aplicar las medidas jurídicas, políticas públicas y de otra índole que fomenten y protejan liderazgo de las mujeres en la sociedad y su participación en el debate público en condiciones de igualdad, incluso en el ejercicio del periodismo y manejo de medios de comunicación 3.

En virtud de lo anterior, ARTICLE 19, Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) y la Red Nacional de Periodistas (RNP), exigen al gobernador interino del estado de Puebla, Guillermo Pacheco Pulido, así como al presidente municipal de Tehuacán, Felipe de Jesús Patjane Martínez, condenar los hechos denunciados y garantizar el libre ejercicio de la labor  periodística de Nidya Hernández y de las periodistas que fueron intimidadas por taxistas.

Desde Article 19, Comunicación e Información de la Mujer y la Red Nacional de Periodistas, solicitamos a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) a investigar de manera pronta y diligente estos sucesos, tomando en consideración los lineamientos establecidos en el Protocolo Homologado de Investigación de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, en el cual se establece, entre otras cosas, que las autoridades deben investigar el probable vínculo entre la labor periodística y el hecho delictivo.

Finalmente, se exhorta al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas a otorgar medidas, de carácter urgente, destinadas a proteger los derechos humanos de Nidya Hernández así como un esquema de protección conforme a la gravedad del ataque perpetrado en su vivienda.


[1]       Article 19 Oficina para México y Centroamérica, Informe anual 2019 “Ante el silencio, ni borrón ni cuenta nueva”, pág. 134.

[2]     Comunicación e Información de la Mujer A.C., Informe Herencia de un sexenio: Simulación y desplazamiento. Violencia contra las mujeres periodistas 2012-2018, págs. 107-108.

[3]     CIDH, Informe Especial “Mujeres periodistas y libertad de expresión. Discriminación basada en el género contra las mujeres periodistas en el ejercicio de su profesión”, Capítulo III Conclusiones y Recomendaciones,  OEA/SER.L/V/II, 31 de octubre de 2018, párr. 166.,



Fecha de publicación en línea: 27 julio, 2019.
Etiquetas: , ,