América Central

Ciudad de México 11 de agosto de 2021.- El pasado 11 de julio se registraron protestas públicas en más de 50 localidades en el territorio cubano frente a las cuales el Departamento de Seguridad del Estado, la Policía Nacional Revolucionaria y la Brigada Especial Nacional del Ministerio del Interior realizaron un operativo represivo que dejó como saldo 800 personas detenidas/desaparecidas.

Desde los primeros momentos, ARTICLE 19, organización con más de tres años de trabajo de monitoreo sobre la libertad de expresión en la Cuba, dio seguimiento a las agresiones sufridas, específicamente, en contra de 15 mujeres y hombres periodistas.

  • En el caso de los hombres, 8 periodistas fueron agredidos:

6 de ellos fueron detenidos, uno fue amenazado, uno fue víctima de arresto domiciliario.

  • En el caso de las mujeres, siete periodistas fueron agredidas:

4 de ellas fueron víctimas de arresto domiciliario y tres fueron detenidas.

Además, un medio de comunicación, el Diario de Cuba, denunció públicamente un ataque de denegación de servicio que provocó que su sitio quedara comprometido y dificultara el acceso al mismo.

Los meses transcurridos del año 2021 han sido particularmente complicados para Cuba y su ciudadanía. La pandemia y sus restricciones de movilidad para viajeros que impactó en el turismo hacia la isla, la escasez de alimentos, el previo endurecimiento de las sanciones y restricciones de Estados Unidos que limitaron el envío de remesas durante la administración Trump (y que Joe Biden no ha modificado) además del rebrote del COVID 19 que hasta la fecha se encuentra en un promedio de contagios de 8935 casos y 86 fallecimientos por día han supuesto un escenario complejo para las ya de por sí difíciles condiciones a las que se enfrentan las y los cubanos en el día a día.

Las agresiones recibidas en el contexto de las manifestaciones del 11 de julio no fueron las únicas que las y los periodistas experimentaron. En el caso de quienes fueron detenidos, a su liberación les siguió la imposición de un esquema de arresto domiciliario para evitar que dichas personas volvieran a las calles a cubrir las protestas.

Respecto a esta situación, dos hombres periodistas fueron sometidos al arresto domiciliario, los demás fueron liberados sin cargos, excepto Orelvys Cabrera quien permanece detenido hasta la fecha.

En el caso de las mujeres, los cuatro arrestos domiciliarios se han mantenido. En el caso de las detenciones, dos de las tres registradas fueron conmutadas a arresto domiciliario.

En sólo dos casos una persona fue liberada sin cargos.

La respuesta gubernamental de coartar la posibilidad de que la población cubana se manifestara, documentara y difundiera el descontento en la isla en los espacios físicos como plazas y barrios y en el espacio digital con la interrupción del servicio de internet y acceso a plataformas de redes sociales, constituye una clara violación a la libertad de expresión y a la libertad de reunirse y manifestarse pacíficamente.

Además, la opacidad y discrecionalidad con que las autoridades han manejado la información de las personas detenidas contraviene los Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas

El llamado que hizo el presidente Díaz-Canel en aquel día para que sus partidarios ocuparan las calles para confrontar a las personas manifestantes, no sólo agravaron la situación, sino que indujeron a escenarios peligrosos de violencia que en nada aportaron a dar una solución pacífica al descontento evidente expresado en el espacio público.

Aunque el gobierno ha tomado medidas temporales y excepcionales de liberación a la importación de alimentos y medicinas para aligerar la situación para la ciudadanía, es importante que se generen espacios de diálogo para la sociedad civil donde se escuchen sus críticas y propuestas sin revanchas posteriores. Para esto es necesario abandonar la idea de que toda expresión de descontento proviene de un plan orquestado para desestabilizar el país y aceptar que en muchas de las voces que se han expresado en los últimos días se encuentra un clamor y un reclamo legítimo que debe ser atendido.

Es por ello que ARTICLE 19 llama al gobierno de Cuba y a su titular Miguel Díaz-Canel a cesar la ofensiva sobre quienes se manifestaron y cubrieron los acontecimientos del 11 de julio y a evitar generar un ambiente de represalias hacia dichas personas, sus amigos y familiares.

Del mismo modo, es vital que se transparente la información referente a las personas detenidas o que permanecen desaparecidas, así como la posibilidad de que reciban asistencia legal para defenderse.

ARTICLE 19 seguirá de cerca la situación de las y los periodistas que se encuentran sujetos a proceso y llevará a cabo las denuncias correspondientes ante los mecanismos de protección internacionales.


Nota para prensa

Para mayor información, favor de contactar a comunicacion@article19.org o hablar al + 52 55 1054 6500 www.articulo19.org

ARTICLE 19 es una organización independiente de Derechos Humanos que trabaja alrededor del mundo para proteger y promover el derecho a la libertad de expresión. Toma su nombre del Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual garantiza la libertad de expresión.


Fecha de publicación en línea: 11 agosto, 2021.
Etiquetas:
Ir al contenido