fbpx
COVID-19

En tiempos de pandemia y de violencia, el periodismo no puede hacer cuarentena, sigue siendo esencial. Al 3 de agosto de 2020, el Comunicado Técnico Diario reportaba el contagio de 443,813 personas, asi como el fallecimiento de 48,012. A través del trabajo de fotoperiodistas observamos cómo se vive la nueva normalidad ante la pandemia por COVID-19 en algunos estados del país. La vida no ha sido como al inicio de la pandemia: se sabe más sobre el virus SARS-CoV-2; se conoce con más de certeza los medios de contagio y las medidas de prevención, pero en medio de la opacidad, la violencia, la impunidad y la desinformación, aún nos encontramos lejos de la salida. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lejos de la salida
 Cuauhtémoc Moreno/Periódico Por Esto!

Mérida, Yucatán.- El estado de Yucatán está un paso de llegar a las mil muertes por COVID-19. Más de 30 fallecimientos por día se han registrado las últimas semanas lo que agrava la situación de salud del estado pues algunos hospitales públicos y privados, ya se encuentran rebasados por la enfermedad. La nueva normalidad que se vive en el estado, ha generado que miles de personas salgan a la calle como si nada ocurriera. Yucatán se mantiene en semáforo naranja pero las autoridades federales señalan que está en rojo.

Cuauhtémoc Moreno/Periódico Por Esto!


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Periodismo en tiempos de pandemia
 Juan Carlos Cruz

A la violencia cotidiana que existe en Sinaloa, se sumó el temor a la pandemia del COVID-19 en la cobertura periodística que colegas realizan en Sinaloa.

El estado se ubica entre las zonas del país en donde en los últimos años se han registrado un gran número de agresiones contra los trabajadores de los medios de comunicación, y ahora se ubica también entre las entidades donde más ha golpeado la pandemia.

Caretas, cubrebocas, guantes, gel, sana distancia (cuando se puede), son también ya el nuevo uniforme con que la pandemia vistió a los reporteros, reporteras, fotógrafos y camarógrafos.

El abrazo, el saludo de manos, las pláticas y la carrilla por el momento quedaron relegadas a la sana distancia.

Sin embargo, todas esas medidas sanitarias no han evitado que cerca de 10 colegas hayan padecido ya en carne propia el Covid-19, la mayoría de ellos ya repuestos y de nuevo a la talacha periodística.

Y es que en tiempos de pandemia y de violencia, el periodismo no puede hacer cuarentena, sigue siendo esencial.

 Juan Carlos Cruz


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sueños que terminaron en cenizas
 Lenin Mosso

Atlamajalcingo del Monte, Guerrero.- Teobardo Martínez cuenta que su hijo, Simón Martínez de 24 años falleció el pasado 24 de marzo a causa del COVID-19.

Simón Martínez salió hace 11 años de su pueblo, Huehuetepec, en el municipio de Atlamajalcingo del Monte, cuando sólo tenía 14 años. Empezó a trabajar como lavaloza y logró ser cocinero en un restaurante; el 11 de marzo pasado se comunicó con su padre y le dijo que se sentía mal. Trece días después don Teobardo, pudo saberque su hijo había fallecido.

Simón murió y su cuerpo pasó casi dos meses en la morgue hasta que sus dos hermanos, Antonino y Emilia, que también trabajan en Estados Unidos, acudieron a recoger las cenizas de Simón que tuvieron en su departamento durante un mes mas, hasta que las autoridades ayudaron a devolverlo.

Anualmente unas 10 mil personas migran a Estados Unidos para trabajar como jornaleros en los campos agrícolas, o bien trabajan en la restauración y construcción en Nueva York, estado donde suelen llegar más las personas de La Montaña para ir a trabajar. La misma ciudad de Nueva York resultó en algún momento de la pandemia como el lugar con mayor número de contagios y muertes asociadas a la enfermedad causada por el Coronavirus.

El pasado 11 de julio un vuelo especial desde Nueva York a la Ciudad de México hizo posible la repatriación de 200 urnas con cenizas de connacionales mexicanos que fallecieron a causa del COVID-19 en Estados Unidos.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan tiene registro de 49 personas fallecidas en E.U. pero hasta el momento han llegado solo 18, en su mayoría pertenecientes a la región de La Montaña. Una de esas urnas contenía las cenizas que en vida llevaron a Simón Martínez García al extranjero para prosperar y salir de la pobreza y del rezago que se vive día y día en Juquila, Guerrero comunidad que lo vio nacer.

Simón llegó el lunes 27 de julio a Chilpancingo, con otros 22 migrantes más que fueron entregados a diversas familias del Estado de Guerrero. El señor Teobardo tuvo que trasladarse hasta esa capital para recoger a su hijo.

 Lenin Mosso

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hanna
 Gabriela Pérez Montiel

Monterrey, Nuevo León.- Diversos sectores del área metropolitana de Monterrey se vieron afectados por la llegada de la Tormenta Tropical «Hanna» en la entidad. Los estragos de las lluvias han dejado daños en el patrimonio de decenas de familias, así como en las vialidades. Mientras la Secretaría de la Defensa Nacional y los gobiernos municipales avanzan a una fase de recuperación, al mismo tiempo, Nuevo León tiene que lidiar con más de 35 mil contagios de COVID-19.

 Gabriela Pérez Montiel


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Larráinzar
 Isabel Mateos

San Andrés Larráinzar, Chiapas.- Pobladores de esta región incendiaron al menos cinco unidades móviles pertenecientes al gobierno municipal, una bodega supuestamente propiedad de la Síndica Municipal Elena López López y causaron destrozos en el Hospital Básico Comunitario el 27 de junio de 2020, después de que se esparciera el rumor de que una camioneta de la Policía Municipal que rondaba el Barrio de Guadalupe, estaba esparciendo algún tipo de químico. Esta es al menos la tercera clínica comunitaria destruida por pobladores a consecuencia de los rumores y la desinformación en las comunidades sobre el Coronavirus.

 Isabel Mateos


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La pandemia vino a evidenciar las diferencias
 Fabyola Rosales

Guadalajara, Jalisco.- Eduardo Arenas es un joven de 27 años proveniente de Veracruz. Llegó a Guadalajara hace tres meses en busca de una mejor oportunidad de vida, rondó varias semanas por las calles sin éxito, durmiendo bajo la intemperie en medio de una pandemia que disparó las cifras de contagios a más de 10 mil en Jalisco; en su andar callejero llegó a parar a una casona de Paseo de la Arboleda y Atmósfera, en la colonia Jardines del Bosque al Sur de la Ciudad.

La casona, que en años anteriores funcionaba como una escuela y que actualmente se encuentra en litigio penal, fue ocupada por unas 50 personas en situación de calle, algunas de ellas  con padecimientos mentales o  con adicciones.

Eduardo tenía 3 días de haberse instalado, cuando el Ayuntamiento de Guadalajara realizó un operativo de desalojo, tras las denuncias vecinales contra la ocupación. Las personas vivían en condiciones insalubres e inhumanas: en el operativo fueron sacadas 700 toneladas de basura, para la que requirieron 20 camiones. Personal municipal les invitó a trasladarse a un albergue para recibir atención médica y psiquiátrica, así como a participar en un grupo de rehabilitación de adicciones.

Durante el operativo en calles aledañas se podían ver a otras personas en situación de calle caminando sin rumbo fijo, tal es el caso de Rubén Fierro, originario de Sinaloa, que con un carrito de súper mercado con sus cosas y un cubrebocas dibujado en su rostro pensaba regresar a su casa de la que se había salido hacía algunos meses, así como, Jorge y Pedro, personas con discapacidad quienes se conocieron en la casa, ahora piensan hacerse compañía en el camino para buscar un nuevo lugar que habitar.

Eduardo no aceptó la oferta que le brindó el Gobierno, él sólo fue a recoger sus pertenencias y pensaba moverse a las inmediaciones del mercado de abastos a pocas calles de ahí, su plan es trabajar en una de las bodegas y quedarse de velador para poder pasar ahí sus noches, ya que, le tiene más miedo al hambre que al coronavirus.

 Fabyola Rosales Calderón


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La lucha ahora es por volver
 Fabiola Solano

Tijuana, Baja California.- ¡PLAC!… ¡PLAC!

Con ese sonido reconocí la casa de la luchadora de Lady Lee en la calle Paseo de las Lomas en Tijuana. Aquel ruido provenía de las caí­das sobre el ring de seis por seis que armó la ruda en su patio trasero y en el que, desde que surgió la pandemia, entrenan ella y sus colegas dedicados a la lucha libre.

Ese martes por la tarde fue el turno de practicar de los pupilos de Camaleón Negro, luchador retirado que se dedica ahora a preparar a nuevos talentos. Princesa Katara, Princesa de Fuego, Shadow King, Aztec Fly y Camaleón Negro Jr. estuvieron fuera del cuadrilátero desde marzo pasado, cuando los gimnasios se vieron obligados a cerrar por la contingencia sanitaria. Ahora continúan con su adiestramiento en el espacio prestado por Lee en su casa, sin certeza sobre cuándo podrán participar en una lucha en una arena abarrotada de fanáticos.

Los profesionales colgaron su máscara y se sienten entre las cuerdas, y con venta de frutas, ensamblaje en fábricas y comercio en lí­nea, por mencionar algunas labores, Â intentan sustituir el dinero que ganaban de viernes a domingo en los eventos de lucha libre en esta ciudad, sueldos que no se comparan con las ganancias que obtení­an en los cuadriláteros estadunidenses, en principio aún más lejos luego del cierre de la frontera entre México y Estados Unidos.

Aún fuera de los auditorios se escucha al fondo el vitoreo de los espectadores, es la hija de Lady Lee gritando porras desde la cocina, el único público presenciando de momento sus suertes y llaves.

 Fabiola Solano

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
pero la vida sigue adelante
 Cuauhtémoc Moreno/Por Esto!

Cancún, Quintana Roo.- Tras la reapertura paulatina de actividades en la zona urbana de Cancún, diversos comercios han decidido llevar a cabo acciones para que usuarios y compradores cumplan con las recomendaciones de la sana distancia, desde el uso de cubrebocas y gel, como principales, hasta el “cierre” de sus entradas para evitar el acceso de las personas.

El Mercado 23, en el centro de la ciudad, es uno de los centros de abasto que más medidas ha tomado, y es que cada día son cientos de personas que recorren sus instalaciones, además de ubicarse dentro de una de las “zonas de alto contagio”, de acuerdo con las autoridades estatales y municipales.

Los comerciantes se las han ingeniado para colocar plásticos como “barreras” y evitar de cierta manera el contacto con los compradores. Otros, optaron por colocar cintas amarillas y clausurar los pasillos.

Incluso, fueron colocados filtros de sanitización, de entrada y salida, para que se tenga un mayor control del número de personas que ingresan al inmueble.

 Gonzalo Zapata



Mérida, Yucatán. – La pandemia ha traído problemas en el transporte Público por lo que algunas comunidades han presentado algunas irregularidades en el servicio y han tenido que cerrar vialidades como protestas para ser escuchados. Foto: Cuauhtémoc Moreno/Periódico Por Esto!



Monterrey, Nuevo León.- Pacientes que fueron hospitalizados de gravedad por COVID-19, fueron dados de alta del hospital Tierra y Libertad, recibidos por un familiar y despedidos por personal del hospital con aplausos. Los pacientes tendrán que terminar su recuperación en sus casos debido a que las camas destinadas en los hospitales comienzan a saturarse con más de 1400 personas internadas. En Nuevo León, los contagios superan los 32 mil casos, cada día se suman al menos 600 personas. Foto: Gabriela Pérez Montiel