fbpx
COVID-19

Lo que puede medirse son estimaciones, proyecciones en la evolución de la pandemia por el virus SARS-CoV-2. Lo que no puede medirse, son muchas de las consecuencias en la vida cotidiana, en las relaciones personales, la economía. Casi cinco meses después del registro del primer caso en México, en febrero de 2020, en México la sociedad continúa luchando entre esfuerzos por preservar la vida frente a la pandemia y los imprevistos de cada día, lo imponderable.

Al 19 de julio de 2020, el Informe Técnico Diario ofrecido por autoridades sanitarias mexicanas da a conocer la cifra de 344,224 casos confirmados de contagio y 39,184 defunciones por COVID-19.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sofía lo logró, dos veces
 Fabiola Solano

Para conocer a Sofía visité su casa en una colonia al este de Tijuana. Me recibió Wendy Mendoza, su madre con los brazos abiertos. Oportunidades de este tipo no han sido fáciles de conseguir en los últimos tres meses. La mayoría de las personas no quieren que vayas a su casa. Wendy por el contrario irradiaba gratitud y dice que es por eso que me recibe en su hogar, quiere contarme que su hija de tres años, Sofía Ducret Mendoza, sobrevivió a la COVID-19 y a la enfermedad de Kawasaki. Ella fue la primer menor de edad con un cuadro similar en ser atendida y dada de alta en el Hospital General Regional Número 20 del IMSS.

Los médicos que trataron a la niña relacionan el haber padecido la enfermedad de Kawasaki con la contracción del virus SARS-CoV-2, pues sobre este trastorno inmunológico se sabe que podría detonarse al contraer ciertos virus, la enfermedad causa inflamación de los vasos sanguíneos, puede enfermar gravemente a los niños y provocar daño en el corazón.

Sofia lució cansada mientras estuve en la sala de su casa con ella, su madre y abuela, y no es para menos. En un lapso menor a un mes, según dio cuenta Wendy, la niña experimentó síntomas de resfriado, fiebre, ronchas en la piel y lengua fresa, siendo luego intubada durante 9 días, después fue tratada con medicamento para desinflamar su cerebro, permaneció un total de 24 días hospitalizada y debido a su tiempo en cama, la niña tendrá que atender rehabilitación para volver a caminar.

“Un milagro”, dice Wendy sobre su hija que está desde el 22 de junio en casa y agrega: “Hay personas que no creen en el virus… pero los que estuvimos ahí (el hospital) sabemos que existe… Sofía lo logró”.

 Fabiola Solano


La paranoia y el miedo también cuestan vidas

Ciudad de México.- Un hombre estaba comiendo su taco y dos minutos después estaba muerto, tirado bocarriba en la calle peatonal. Fue en Regina esquina con Isabel la Católica. Sus ojos quedaron mirando al cielo y su boca abierta buscando el último respiro. En la barbilla todavía llevaba su cubrebocas y sobre la jardinera que rodeaba un árbol quedó un taco y un envoltorio con la sopa que todavía no había probado. Una testigo describió: “se levantó y hacía como que se ahogaba”. Otro comenta que “parecía que no le llegaba el aire. Se agarraba el cuello”. Segundos después cayó de espaldas y sus gafas de marco fino y gorra beisbolera color marrón quedaron a un metro de él.

La gente miraba extrañada. Los que estaban a su lado aumentaron la distancia y al intentar acercarse un joven para ver si podía ayudar, justo cuando intentó arrodillarse al lado del cuerpo, entre el público se escuchó una voz de mujer gritando “¡Cuidado, igual está infectado!”. El joven se paró en seco, dudó, miró el cadáver y se regresó a la seguridad de la multitud. Otro señor en el grupo comentó que necesitaba resucitación cardiopulmonar. Nadie se acercó. Entre lo murmullos sobresalía “..el virus..”, “…Pinche Coronovirus…”, “…cuidado…” “…tá cabrón…”. En cuestión de segundos se acercaron dos policías, que miraron, tomaron unas fotos y reportaron la emergencia por radio. Tampoco le tomaron el pulso, pero tampoco acordonaron la zona.

Minutos después llegaron una paramédico y su compañero del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, ERUM. Fueron los primeros que se acercaron al cuerpo. Verificaron la falta de pulso, le abrieron la boca y buscaron alguna obstrucción y taparon el cuerpo con una especie de sábana clínica azul. A los policías les informaron que pudo haberse tratado de una obstrucción por la comida “..un atragantamiento, sospechamos..” dijeron, aunque “…es algo que tiene que determinar el forense. Pregunté que hacer en caso de un “atragantamiento” u obstrucción de vía respiratoria y sin comentar sobre el caso en particular me dijeron que “hay varias técnicas que se pueden aplicar de inmediato cuando una persona se atraganta, como la maniobra de Heimlich, o a veces unas simples palmadas en la espalda. Pero la gente en estos momentos no se atreve acercarse a nadie cuando tiene un problema, por esto del virus. Quizá este hombre se pudo haber salvado.. No sabemos..” Los dos paramédicos se subieron a sus motos y se fueron.

Mientras llegaban algunos peritos para tomar medidas y fotos de las cámaras de seguridad aledañas pasaba la gente y miraba. Unos niños que pasaban con su abuela se santiguaron, Otro joven se acercó a preguntar si se sabía de que había fallecido, que estaba preocupado porque el portal de su casa estaba a sesenta metros de ahí. Que no pareciera que fuera por COVID le dijeron, “… Ah bueno…” dijo aliviado mientras le regresaba una sonrisa. Según iba pasando la gente, esta se colocaba correctamente su cubrebocas. Hablando con los vecinos y testigos varios estaban de acuerdo en que debían de haberse acercado a ver qué le pasaba pero que por eso del virus, no se atrevieron. También yo estuve ahí. Por pura casualidad llegué justo cuando se calló e igual que muchos pensé en ayudar. Pero igual que los demás no lo hice. El miedo a la COVID freno mi impulso. Ahora me queda la duda.

 Hans-Maximo Musielik


Celebraciones a la distancia

Escobedo, Nuevo León.- Después del confinamiento, durante el mes de junio y principios de julio, los eventos cotidianos tuvieron que cambiar. La restricción social hizo surgir nuevas formas de convivencia, tal es el caso de la primeras bodas masivas virtuales en el municipio de Escobedo, realizadas con la plataforma Zoom donde más de 50 parejas pudieron casarse por lo civil. Otros eventos propios de inicio de verano son las graduaciones de todos los niveles escolares y fueron canceladas en su totalidad, sin embargo, la primera generación de policías, quienes fueron capacitados bajo la contingencia por el COVID-19 en Monterrey, culminó con la toma de protesta de más de 40 oficiales en un evento austero, sin familiares presentes y con medidas de seguridad rigurosas.

 Gabriela Pérez Montiel


Contagios a la alta, en Monterrey

Monterrey, Nuevo León.- Con la escalonada reapertura de negocios; los comerciantes han optado por ofrecer cubrebocas, mascarillas y gel antibacterial, productos que generan mayores posibilidades de venta en estos momentos. Derivado de la relajación de medidas sanitarias y de sana distancia, cada día aumenta desmesuradamente los contagios en el estado de Nuevo León, superando los 15 mil casos. Cada día, miles de personas se acercan a los llamados drive-thru para realizarse la prueba por Covid, situación que rebasa las expectativas que se tenían previstas después de la cuarentena. 

 Gabriela Pérez Montiel

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sinaloa, entre el fantasma del narco y el COVID-19
 Juan Carlos Cruz

La violencia generada principalmente por el narcotráfico, no se detuvo en Sinaloa pese a la pandemia ocasionada por el COVID-19.
Asesinatos, enfrentamientos, masacres, robos y asaltos no se frenaron en la ciudad, pese a la emergencia sanitaria. La delincuencia siguió operando como si nada. Las corporaciones policiacas al inicio de la pandemia participaron en los filtros sanitarios para tratar de inhibir los contagios, pero su participación resultó inútil: Culiacán sigue repuntando en las primeras ciudades con más contagios y muertes por el coronavirus, y sigue repuntando entre las ciudades con mayor violencia.

 Juan Carlos Cruz

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Artesanas mayas
 Gonzalo Zapata

Cancún, Quintana Roo.- Amas de casa, madres solteras y jefas de familia, son algunas de las mujeres que decidieron agruparse en la asociación “Artesanas Mayas”, cuyo propósito en esta pandemia de COVID-19 es ayudarlas a sobresalir, pero sobre todo a obtener ingresos económicos que les permita llevar un plato de comida a sus familias.

La asociación, ubicada en una de las regiones de más aglomeración de Cancún, comenzó a trabajar con cerca de una veintena de mujeres, con el objetivo de ayudarlas a tener una fuente de ingresos, luego que varias de ellas son las que se hacen cargo de sus hogares, alcanzando ahora más de 70 las beneficiadas.

Denis Rangel, encargada del grupo de mujeres, explicó que las “Artesanas Mayas” son originarias de Yucatán, pero por la situación de la pandemia decidieron trasladarlas a Cancún, donde por ser el principal destino turístico del país se pudiera tener mayor posibilidad de vender sus productos.

Ellas se organizaron para aprovechar material reciclable, para que de esta manera puedan realizar sus creaciones y obtener ingresos.

En el grupo también se les brinda capacitación para que, además, puedan aprender un oficio como la reparación de electrodomésticos y poder obtener alguna ganancia adicional.

 Gonzalo Zapata


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Homenaje al personal médico
 Gabriela Pérez Montiel

Guadalupe, Nuevo León.- Personal médico que labora en la clínica 4 del IMSS recibió un reconocimiento de las autoridades para agradecer el esfuerzo que realizan cada día para salvar la vida de los pacientes que son internados por coronavirus, cuerpos de rescate, bomberos, protección civil, policías y paramédicos aplauden su trabajo.

 Gabriela Pérez Montiel