#RompeElMiedo

[rev_slider slider-inform-2-oct]

2 de octubre: romper el miedo y expresarse

En una sociedad democrática, la autoridad es quién protege a aquellos que se manifiestan y documentan protestas sociales o hechos relacionados con autoridades de seguridad pública; es decir la fuerza se usa para garantizar el libre ejercicio de un derecho y no para reprimirlo. Más porque la protesta y la libertad de expresión son derechos fundamentales para el ser humano.

La prensa escrita y la televisión dieron cuenta de la violencia de un grupo determinado de manifestantes. La violencia de éstos estaba principalmente dirigida contra las autoridades policiacas, aunque también tenemos registro de ataques contra comunicadores. Así mismo, la mayoría de la prensa tradicional alentó un falso debate público sobre los actos violentos y el derecho a la manifestación. Para ARTICLE 19 no hay tal debate ni disyuntiva. El ataque violento contra la policía, así como daño a propiedad ajena son delitos y se tendrían que castigar conforme a derecho. Sin embargo, por el otro lado el presente informe da cuenta de la violencia ejercida por la policía contra manifestantes, entre ellos comunicadores y periodistas. Como un tipo de violencia es un delito, la violencia ejercida por los representantes del Estado son violaciones a los derechos humanos y bajo ningún supuesto pueden estar permitidas, toleradas y no castigadas. Por lo tanto, el informe hace una clara distinción entre los tipos de violencia suscitados el 2 de octubre y señalamos de manera plena las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado. De la otra violencia, es decir, los delitos cometidos por civiles, no es tema de este informe.

Las agresiones contra la prensa cometidas en el Distrito Federal el miércoles 2 de octubre de 2013, en la marcha conmemorativa de la matanza en Tlatelolco, representan para ARTICLE 19 el ataque más violento a la libertad de expresión en la capital política de México durante un acto de protesta social, uno más desde que la ciudad es gobernada por Miguel Ángel Mancera. Los testimonios recogidos por la red de solidaridad #RompeElMiedo apuntan, entre otras cosas, que se trató de un ataque directo contra la prensa.

En esta ocasión el interés de la prensa tuvo un elemento adicional: documentar el desarrollo de las manifestaciones en la Ciudad de México debido a que han sido escenario de hechos violentos en los últimos 10 meses, en específico contra periodistas y comunicadores sociales. Los días 1 de diciembre del año pasado, el 10 de junio y el 1 de septiembre de 2013, han ocurrido violaciones a derechos humanos generalizadas por parte de la autoridad. En este sentido la actuación de los cuerpos de seguridad en la capital de México se convirtió en un tema de especial interés.

¿Dónde fueron las agresiones?


Ver Agresiones contra la prensa 2 de octubre en un mapa ampliado

ARTICLE 19 implementó una red de monitoreo con 120 periodistas, defensores de los derechos humanos, rescatistas y comunicadores sociales, para documentar el desarrollo de la movilización del 2 de octubre. Una de las acciones de la red fue pedir a sus integrantes que salieran plenamente identificados con gafetes, brazaletes y todas las herramientas necesarias para ejercer su trabajo. Esto como medida para prevenir las agresiones y para facilitar el trabajo de documentación y observación puesto en marcha.

La implementación de estas acciones permitió obtener información de las agresiones cometidas contra los representantes de la prensa que cumplía su función de documentar y difundir hechos de interés público, además de ubicar a los presuntos responsables de cometerlas. El saldo: 46 casos documentados por ARTICLE 19 (30 hombres, 11 mujeres y 5 personas que por seguridad no se indica), de los que 32 casos fueron agresiones directas de policías (1 que coincidió con agresiones cometidas por persona de identidad desconocida); 8 por agresoras de identidad desconocida; 3 por civiles con comportamiento policial; y 3 por personas con rostro cubierto.

Entre estos civiles identificados como de "comportamiento policial" se encontraban varios que portaban radios, actuaban de manera organizada y pudieron haber contado con el consentimiento o aquiescencia de la policía, pues de acuerdo con la información recabada omitieron actuar contra las arbitrarias detenciones de estas personas.

ARTICLE 19 ha tenido contacto directo con 46 de los periodistas y comunicadores agredidos, quienes han relatado que durante la agresión se identificaron verbalmente como prensa, portaban gafetes o equipo de trabajo. Es decir que aun cuando usaban distintivos de prensa fueron agredidos (les infligieron dolores o sufrimientos de forma ilegítima), no sólo para evitar cumplieran con su labor informativa, sino como una especie de castigo o en su defecto para intimidarles o coaccionarles.

José Jiménez, tentativa de homicidio

La agresión contra el fotoperiodista José Jiménez es la más grave de todas las documentadas por ARTICLE 19 durante la protesta del 2 de octubre. A José los policías lo amenazaron de causarle muerte cuando vieron que fotografiaba el incidente del estacionamiento de la avenida La Fragua, donde granaderos agredieron a una familia y a representantes de la prensa. Después de amenazarlo le pegaron con un tanque extinguidor de incendios. Se trata de una tentativa de homicidio.

"Al ver que varios colegas corrían al estacionamiento de La Fragua, me acerque y los granaderos me dejaron pasar. Allí saque mi cámara para documentar. Durante el enfrentamiento que se dio entre granaderos, manifestantes y periodistas, los policías me gritaron que me iban a matar y que nadie volvería a saber de mí. Después los granaderos me patearon y con el tanque de un gas extintor me pegaron en la cabeza".

Ricardo del Conde

Videoreportero Tejemedios Responsable de la agresión: Granaderos

"Al estar documentando las agresiones en el estacionamiento de La Fragua los granaderos me empujan, agreden y rompen el micrófono. Me amenazan, junto a otros periodistas, con que nos vayamos. Comienzo a grabar para documentar la parte de los golpes, en ese momento uno de los policías me arranca el gafete de prensa que traía puesto, pero lo logro recuperar. Se trató de una agresión directa contra los periodistas".

Mónica González

Fotoperiodista Milenio Responsable de la agresión: Granaderos

"Al darme cuenta que la policía del DF golpeaba a un compañero de prensa y querer tomar fotografías ellos mismos me empujan y golpean con su tolete en la espalda y pierna izquierda para que me retirara del lugar, caminando sobre la banqueta hasta llegar a la Fragua en el estacionamiento contiguo al Hotel Casa Blan... los policías nos impidieron documentar como golpeaban a una pareja y una familia con dos menores de edad y a los dueños del estacionamiento. En este lugar rociaron de gas pimienta o lacrimógeno el rostro de fotógrafos y camarógrafos que estábamos en el lugar".

Consuelo Pagaza

Fotoperiodista Freelance Responsable de la agresión: Granaderos

"Un granadero se acercó corriendo detrás de mí, me golpeó del lado izquierdo en el brazo con un tolete. Para proteger el equipo giré mi cuerpo quedando en cuclillas. Me identifiqué como periodista y me soltó gritándome pues ponte a trabajar. Después de ello, el policía se retiró... El golpe me dejó un fuerte dolor y debilidad que ha persistido durante tres días y tres contusiones en la pantorrilla derecha de color violáceo y verde de aproximadamente dos centímetros cada una; un raspón de aproximadamente tres centímetros en la pantorrilla derecha y en la pantorrilla izquierda, una contusión de color rojizo de menor intensidad".

Xilonen Pérez

Videoreportera Agencia Subversiones Responsables de la agresión: "Civiles" con la anuencia de policías

"Presenciado una detención con extrema violencia por personas vestidos de civil, uno de ellos empuja mi cámara contra mi cara mientras fotografiaba la detención para lograr identificarlos, puesto que no portaban ningún distintivo. En ese momento esta persona me grita: Déjame hacer mi trabajo; Déjame hacer el mío, yo sí estoy identificada le respondí..."

Alejandro Medina

Fotoperiodista Agencia Oochel Responsable de la agresión: Granaderos

"Cuando pregunte el motivo de mi detención un policía me dijo verbalmente ¿Que nos andas tomando fotos? Andas en tus desmadres, nos agredes, camínale. A la altura de la Avenida Juárez, detrás de la valla de granaderos, fui entregado a un policía el cual me despojo de mi casco, me traslado a jalones y empujones a la Calle Balderas hasta llegar al cruce de la calle Independencia esquina con Azueta, donde me presentó ante el comandante (eso fue lo que escuche) que había ordenado mi detención, dicho comandante le dijo verbalmente al policía: él no es mi detenido"

Nayelli Roldán

Reportera de Efekto Noticias Responsable de la agresión: Granaderos

"Los granaderos me empujaron por la espalda con su escudo. Uno de estos granaderos intentó quitarme el celular, le grité que era prensa, pero un segundo granadero me pega en la muñeca para que soltara el celular. Uno de los granaderos me jala la blusa y me estrella contra sus compañeros. Yo siento los escudos encima y alcanzo a observar a defensores de los derechos humanos, de la Organización Agustín Pro. Uno de ellos me saca del encapsulamiento en el que me tenían los policías, pero casi de manera inmediata los granaderos encapsulan a otro de los defensores".

En una sociedad democrática, la autoridad es quien debe de proteger tanto a manifestantes, como a quienes documentan manifestaciones sociales y sociedad en general; es decir la fuerza pública se usa para garantizar el libre ejercicio de un derecho y no para reprimirlo, especialmente de este por tratarse de un derecho fundamental para el ser humano. En el caso del Distrito Federal al ser el receptáculo natural de este tipo de manifestaciones sociales en México, por ser el centro de toma de decisiones nacionales y donde se ubican las principales sedes de los Poderes Federales es necesario que se adopten medidas que acordes al cumplimiento de los estándares más altos en materia de derechos humanos, garanticen la seguridad de quienes estén presentes en las manifestaciones, con especial atención de quienes tienen la función de mantener a la sociedad informada de su desarrollo.

Conclusiones y recomendaciones

Para la oficina de México y Centroamérica de ARTICLE 19 al igual que los organismos internacionales de supervisión de los derechos humanos, la libertad de expresión y el derecho a la información son libertades que tienen tanto una dimensión individual como una dimensión social, y exigen no sólo que los individuos no vean impedida la posibilidad de manifestarse libremente, sino también que se respete su derecho como miembros de un colectivo a recibir información y a conocer la expresión del pensamiento ajeno, por lo que de acuerdo al estándar establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos son derechos y libertades que el Estado se encuentra obligado a respetar y garantizar, tanto a los individuos como a la sociedad en general. Es así que resulta preocupante su violación tanto por acción como por omisión en los hechos ocurridos el 2 de octubre.

En el ámbito de respeto, el Estado asume una posición pasiva que lo obliga a que se abstenga de impedir a la búsqueda y difusión de información. Esta concepción lo estrecha íntimamente con la libre expresión de las ideas. El deber de garantizar, por su parte, implica una obligación positiva del Estado de aportar la información, para lo cual el Estado tiene que promover "el acceso libre e igual a [dicha] información, quitar los obstáculos que se interpongan en este acceso y facilitar la participación de los individuos en el ámbito de lo público a través de la adecuada información".

Con base en lo anterior y conforme lo documentado por ARTICLE 19, los hechos ocurridos el 2 de octubre donde la mayoría de las agresiones a periodistas, fueron cometidas por elementos de la policía capitalina, aunadas a las que se ocasionaron por personas vestidas de civil cuyo comportamiento fue ubicado como policial o como si se tratara de autoridades, constituye una violación grave a la libertad de expresión en razón de que tales acciones iban dirigidas a impedir la recolección y difusión de los hechos. Lo anterior sin olvidar señalar que, las agresiones se extendieron a documentadores y observadores de derechos humanos así como de manifestantes y demás personas que al ver los actos de violencia pretendieron documentar lo ocurrido.

ARTICLE 19 recomienda a las autoridades establecer cuáles son las partes lesionadas, reconociendo el efecto de inhibición a la prensa dedicada a la cobertura de esa fuente y procurar la restitución íntegra en los derechos afectados como el de propiedad, en específico las siguientes medidas:

  • De rehabilitación.

    Tanto en aspectos médicos como psicológicos.

  • De compensación.

    Indemnizando o compensando a periodistas por los daños recibidos en su integridad (física y/o emocional) o libertad personales y los efectos de dichos daños en su ejercicio periodístico posterior. Así como aquellos gastos relacionados a los procesos de búsqueda de justicia.

  • Medidas de satisfacción.

    Reconocimiento público de responsabilidad y en su caso el ofrecimiento de una disculpa. Y reconocimiento público de la labor periodística de toda clase de periodistas señalando expresamente el papel de los medios alternativos e independientes por su especial situación de vulnerabilidad. El establecimiento de una beca u otra medida que beneficie a periodistas que cubren la fuente relacionada con manifestaciones públicas y/o actos de protesta pública.

  • De justicia.

    Establecimiento de una investigación adecuada y el sometimiento de responsables (materiales e intelectuales) a un juicio justo sancionándoles según sea el caro y reparando integralmente a las víctimas. La FEADLE podría establecer una comisión especial para la investigación de los hechos.

Por lo anterior, atendiendo al marco constitucional y legal vigente así como de conformidad con las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y adoptando el principio pro persona, y en aras de una mayor exhaustividad, rapidez, efectividad, imparcialidad y objetividad en las investigaciones, corresponderá la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República FEADLE-PGR conocer los delitos contra la libertad de expresión cometidos por policías y demás servidores públicos del Distrito Federal y de personas que pudieron haber actuado bajo tolerancia o aquiescencia de autoridades públicas. Este órgano especializado tiene facultades legales para atraer el caso y esclarecer los hechos con celeridad para sancionar a los responsables.

  • De protección.

Adopción de medidas necesarias para garantizar la protección efectiva del derecho a la libertad de expresión en contextos de manifestaciones o protestas públicas, como serían la adopción de protocolos de prevención y protección incluyendo las movilización de asistencia médica de emergencia en condiciones de seguridad y no criminalización.

De no repetición. Adoptando protocolos de actuación para los cuerpos de seguridad pública; brindar acceso a las fuentes de información oficiales en contextos de manifestaciones públicas; y según sea el caso, dejando sin efecto medidas legislativas, administrativas o judiciales que impidan la libertad de expresión o removiendo obstáculos de particulares.

Las instituciones encargadas de brindar protección a periodistas (Mecanismo Federal de protección a periodistas; Mecanismo local de protección a periodistas; CNDH; CDHDF; FEADLE-PGR; entre otros) podrían implementar medidas de prevención, monitoreo y protección para las marchas, como la fomentada por ARTICLE 19 para el 2 de octubre, sin que para su adecuado funcionamiento ello implique de forma alguna certificar la labor periodística, sino únicamente establecer una red monitoreo y protección a periodistas, por lo que de ser el caso podrán brindarse signos distintivos de prensa para la prevención y disuasión contra posibles ataques a su labor, que deberán ir acompañados de la elaboración de protocolos de actuación en casos de riesgo, así como el establecimiento de unidades móviles y "semifijas" cercanas a las zonas de cobertura de riesgo y que sean claramente identificadas.

Agradecimientos

ARTICLE 19 agradece a quienes participaron en el monitoreo y documentación para este reporte. Por el material audiovisual y fotográfico: Alfredo Estrella, Mónica González, Iván Castaneira, Prometeo Lucero, Alberto Torres, Moisés Rosas y la red de Fotoreporteros MX.

Informe 2 de octubre: Rompe el miedo by Antonio Martínez Velázquez